jueves, 9 de septiembre de 2010

Desde Paris hasta el Cerrito del Maiz


Entre la belleza y elegancia de París
comparada con el Cerrito del Maíz,
coloca mi amiga graciosa reflexión,
ambas son objeto de singular admiración.

Bajo el manto estrellado yace la pareja feliz
entre pájaros nocturnos del Cerrito del Maíz;
suena de la tarde hasta la noche una canción,
de muchos huehuetecos, he allí su concepción.

De pasear y besarse en sus calles la esperanza,
sólo queda el recuerdo del glamour y la añoranza,
también una ilusión los sueños en París,
la experiencia fue tan breve, como anís.

Pinzón al cerrito sólo a correr, aguante usted;
Seño Yoli a la vera del Sena, sólo a calmar su sed.
Engañarán a otros con esos tamales de chivo,
todos sucumbido han, ante la tentación del atractivo.

El Cerrito del Maiz está acá en Huehuetenango,
así entre Europa y América fluye melodioso tango;
en Huehue con Tío Tuy y Los Espejos trabaja Cupido;
en París se peca en Le Moulin Rouge y Le Lido.

Una pareja ahuyentan niñas de bellas trenzas,
Mendoza al novio dejó desnudas sus vergüenzas;
del cerrito interminables, pícaras confesiones,
la novia ilusionada ¡dejó tirados sus calzones!


Edwin Rocael Cardona Ambrosio
9 de septiembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradeceré mucho la expresión libre a través de sus comentarios, sin censura alguna.