miércoles, 15 de mayo de 2019

Del cómo yo fui un día, el «ishto» que se perdió y la importancia de brindar explicaciones de ello a la comunidad.


Corría el año mil novecientos setenta y dos; en la Ciudad de Huehuetenango vivíamos aproximadamente veinticinco mil personas.  Casi todos nos conocíamos, por nombre y apodos.  Los niños jugábamos pelota en las calles y por donde yo vivía, la primera calle entre 4a. y 5a. avenidas de la zona 1, pasaba algún vehículo a cada 15 minutos, cuando más seguido.   Era una ciudad muy tranquila, pero con una pobreza descomunal.  No se vivía a la carrera como ahora.

Una tarde, uno de mis amiguitos me dijo que fuéramos a jugar al Calvario (el parquecito del Calvario tenía muchos árboles y había diversos columpios y un sube y baja).  Un lugar ideal para ir a jugar, pero "lejano" a donde yo vivía.  Mi mamá, de seguro, no me daría permiso de ir allá; mas la tentación de ir a jugar a un lugar tan delicioso fue más fuerte y tomé el riesgo de irme con mi amigo a columpiar, aunque fuera unos pocos minutos.  Era casi seguro que mi mamá no se daría cuenta de la "escapadita".

El placer de los columpios, experiencia poco usual y el sube y baja, así como las emociones de tirarnos de varias formas por los "resbaladeros" (toboganes de latón), era algo exquisitamente inusitado que cuando me di cuenta, ¡Ya estaba oscureciendo! ¿Y ahora....? Yo me había ido sin permiso de mi mamá, cosa que jamás había hecho y ella, ¡Era severísima!  Por cualquier cosita de nada, ya fuera por no saludar a alguien con cortesía o cualquier nimiedad, ya iban sobre mi los cuerazos. ¡¿Qué sería de mi el haber hecho semejante transgresión?!  Talvez perdería la vida de la gran chicoteada en manos de mi madre, pensé con horror. Mi amigo se fue a su casa. Yo me quedé en el parquecito, sin decir nada. Todo asustado. ¿Qué futuro me esperaba?  Prácticamente me quedé paralizado, hasta que anocheció.

Con gran angustia, llegué hasta donde vivía y saludé:
– Buenas noches.

Fue semejante barullo, bullas y expresiones de alegría, entre los que se escuchaba algunos "¡Ya apareció!" y salió mi mamá, con una cara donde se mezclaba la algarabía, el júbilo, el alivio, la iluminación y la GRAN IRA "por los momentos de gran susto y angustias que el «ishto desventurado» la hizo pasar".

Estimable lector, si usted pensó que una mamita amorosa, con dulces y tiernos abrazos, bellos y dulces apapachos, recibiría a este su «pequeño travieso» para darle fin a esta tierna y dulce anécdota, lamento decirle que hoy sí se equivocó.  La historia no tiene el final que usted esperaba.  Le cuento.

De inmediato me agarró mi mamá del bracito y vamos para adentro y sacó de una caja donde tenía, un chicote de los que se usaban para arrear mulas, algo grueso, de puro cuero entretejido, muy ornamental, con algunas hebras moraditas y la mayor parte de hebras grises, muy lindo y... ¡me va dando una semejante chicoteada que todavía tengo por muy memorable!  Recuerdo que entre las palabras que decía había unas como:  ¡Ishto malcriado ¿Cómo se va sin pedir permiso?! ¡Abusivo! ¡Ya no lo volverá a hacer! ¡Yo como loca va de buscarlo! ¡Ya me puso en vergüenzas con la gente! ¡Pensé que se lo habían robado!... y cosas por el estilo; pero jamás una sola mala palabra.  Fueron decenas de chicotazos en mis robustas nalguitas.  ¡Quedé bien chilero!

Luego vino una parte muy importante dentro del proceso y tal vez la que fue más difícil para mí. Brindarle explicaciones a las personas, por una razón muy importante y cuya importancia comprendí, es muy trascendental.  Las sanas relaciones sociales, porque gracias a Dios, los seres humanos vivimos en comunidades, no estamos solos y aunque sea entre envidias y caridades, entre odios y amores o entre sadismos y compasiones, en algo, todos nos prestamos auxilio, porque no es falso el adagio de "hoy por ti, mañana por mí" y mientras yo me regocijaba en los columpios, mi mamá se percató que yo no estaba y empezó a buscarme y al no estar con mis amiguitos de cerca, ya entró la preocupación, no sólo de mi mamá, sino de los vecinos y luego de mis familiares y el escándalo fue por toda la ciudad, porque "pueblo chiquito, infierno grande".  Me había desaparecido como a las tres de la tarde y regresé como a las !siete y media de la noche! Y con eso que, "...si el nene jamás se sale sin permiso", "...sólo los ishtos malcriados salen sin permiso"...

Muchas personas empezaron a dar vueltas buscándome, visitando las casas de mis diferentes amiguitos de parvulitos, por si estaba por ahí, con mis abuelitos y demás y nada..., yo no aparecía.  Fueron a la policía, me fueron a buscar al Hospital Nacional  (único que había), los bomberos dando vueltas, fue un relajo. ¿De dónde no iba yo a merecer semejante tunda? Y luego, fui instruido por mi mamá a brindarle explicaciones a cada persona que me preguntara, dónde había estado, pedir disculpas por mi falta y dar muchas gracias por su preocupación.

Fueron semanas del proceso, porque cuando alguien, especialmente señoras y señores me encontraba después de ese incidente, me decía algo como:

– ¡Qué alegre verte, te habías perdido! ¿Tu mamá andaba llorando? ¿Qué te había pasado?

Procedía otra vez, a brindar respetuosa y agradecidamente las explicaciones del caso.  De esa manera, se conservaba la paz social en el Huehuetenango de los setentas.  Había muchísimo respeto.  Y como usted comprenderá,  fue una grandiosa lección, bien aprendida para mí, que encerró una infinidad de conceptos que usted mismo enumerará detalladamente y que posiblemente aún pueda serle de utilidad en la formación de su descendencia.

En ese tiempo, no se escuchaba lo que hoy los medios noticiosos informan, relativo a la intensificación del tráfico humano, trata de personas, tráfico de órganos, turismo de trasplantes y demás industrias relacionadas con la compra y venta de seres humanos.  De ahí, la importancia de la que hoy reviste cualquier alarma de una persona desparecida dentro de las sociedades de La Tierra y cuánto más, en el muy solidario y hospitalario Departamento de Huehuetenango y especialmente, su ciudad cabecera departamental.

Durante los primeros meses de este año, se disparó la alarma en esta ciudad de casos de suicidio, lo cual generó procesos ciudadanos, especialmente en el interior de los hogares, para prevenir la ocurrencia de nuevos casos de estos.  La preocupación subsiste en los hogares y la intensificación de cuidados en las relaciones familiares sucede, dados estos temores.  Y es que se trata de una problemática muy seria, de enorme impacto social, que cuando sucede, ya perciben las personas como que está próximo a suceder un evento de estos en la familia propia, con esto de que los humanos, de manera similar a las comunidades de gorilas, tendemos a ser imitadores o a remedar, como dijera Don Bernal Díaz del Castillo.

Mas, durante las últimas semanas, se ha estado reportando desaparición de personas, fenómeno muy preocupante, especialmente porque en algunos años anteriores, las personas reportadas por las alertas implementadas por el Ministerio de Gobernación, jamás aparecieron, lo cual implica una enorme seriedad para la sociedad huehueteca.  Por ello, centenares de personas colaboran en los procesos de búsqueda y localización de aquellas personas cuya desaparición se reporta, con los clásicos como "... te estamos buscando, te amamos..." y las réplicas de consuelo típicas como "... Dios es fiel..."; elementos completamente respetables y comprensibles.

Los casos que generan más revuelo, son los atinentes a personas que se reportan como desaparecidas que tienen relación con los medios de comunicación masiva o son familiares de ellos.  Especialmente por lo que se comprende en el sentir de la ciudadanía que, "...si les pasó a ellos que son tan importantes, cúanto más nos puede pasar a nosotros que somos más vulnerables...". Se activan los protocolos de alerta institucionales Alba-Keneth  para niños e Isabel-Claudina para mujeres, aunque curiosamente, no hay para hombres, porque tal vez, como somos feos, ¿Quién nos va a querer llevar? Sin dejar por un lado, que los medios de comunicación radiales y televisivos,  comunidades de periodistas, asociaciones y en fin, medio mundo, trabaja durísimo, ayudando en la búsqueda.

Algunas horas después, el aviso:  "...Muchas gracias, ya apareció...", sin más explicaciones.  Se comprende entonces, primero, el sentimiento de alivio y júbilo para todos, que no sucedió una tragedia, al igual que sucedió con los amigos de mi madre cuando me perdí.  Pero se comprende también, el enojo por la falta de consideración del "perdido o perdida", al igual que lo sintió mi madre en aquella ocasión y mucho más, se comprende el enojo social, cuando todo mundo se pone a loquear preocupado, invirtiendo su tiempo en colaborar en la búsqueda y luego, no se le brinde una explicación de lo sucedido, porque queda una sensación de zozobra y el ambiente se llena de una serie de especulaciones y se acentúa el temor social y las personas a quienes se les brindó la ayuda, pierden credibilidad y la posibilidad de no ser asistidas en el futuro, en caso de sufrir genuinos eventos y ahora, a como están nuestros tiempos, no faltan expresiones groseras, restándole seriedad y la trascendencia que revisten, las alarmas institucionales.

De ello, veo la importancia que mi madre le dio al hecho, que yo debía explicar a quien me preguntase ¿Qué me había hecho?  En principio, es vergonzoso y muy molesto y es tal vez, lo que hace que uno aprenda bien, pero bien, la lección.  Mas, todos tenemos el derecho de cometer errores y aprender de ellos, para favorecer nuestro crecimiento. Si bien, se utilizan los masivos medios de comunicación contemporáneos, para pedir ayuda,  la misma facilidad existe para brindar, además del agradecimiento, una explicación para la tranquilidad de la comunidad. De esta manera, relacionándonos educada y cortésmente, propiciaremos nuestra convivencia en un entorno de paz social.

Con ello, les he contado del cómo yo fui un día, el «ishto» que se perdió, lo cual en cualquier familia puede ocurrir y la importancia de brindar explicaciones de ello a la comunidad.


Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 15 de mayo de 2019

Notas:
«ishto»  guat.  Niño.
«chicote» guat. látigo de cuero trenzado utilizado para azuzar equinos.
«chilero»  lindo (con ironía).
«chicoteada» procedimiento de psicoterapia, muy efectivo, aplicada a los hijos por los padres antes del último cuarto del siglo veinte.

miércoles, 1 de mayo de 2019

A la mujer y producción de Barillas


¡Sií!, me enamoré de ella,
sus ojos eran luceros oscuros,
tan oscuros como las pepitas del cardamomo,
el cardamomo de mi Barillas,
que se produce desde el Ixcán
y se degusta en lejanas tierras,
¡desde el Irán hasta Pakistán!

¡Sií!, me enamoré de ella,
era radiantemente bella,
como la flor del café de mi Barillas,
del tono de sus frutos rojos
sus labios y sus mejillas,
el cafeto con su exquisito aroma
¡por todo el mundo se asoma!

¡Sií!, me enamoré de ella,
de la abundancia y dulzura de sus besos,
dulces como el jugo de caña de mi Barillas,
que del trapiche se lleva a los peroles,
para producir entre cantos las panelillas,
y tomar los tonos de sus cobrizos colores
¡para pintar la piel de la morena de mis amores!

¡Sií!, me enamoré de ella,
De la tersura y suavidad de su piel,
turgente y jugosa como las piñas de mi Barillas,
donde se mezcla el sabor ácido y dulce miel,
silvestres y cultivadas del tempestuoso Ixcán,
se visten los campos de verde esmeralda surcos,
¡deliciosa fruta, en los exóticos banquetes turcos!

¡Sií!, me enamoré de ella,
y desde los platanares de Chancolín le entoné mi canto,
un canto dulce como los plátanos de mi Barillas,
de pulpa rosada, como el color suave rosa de su cintura,
los naranjales matizan entre madrugadora neblina
a las riveras del Río Amelco de azul serpentina
¡de jugosas frutas, collares, adornan su hermosa figura!

¡Sií!, me enamoré de ella,
de su aroma barillense de manzana, durazno y ciruelo.
Recorrimos desde Nucá a El Quetzal por su fértil suelo.
Sus cachetitos eran manzanas de dulce sabor,
sus labios pulposos duraznos de espléndido olor,
y jugosos del mismo ciruelo su hermoso color,
¡Mujer de Barillas, dulzura de Dios, para tí, todo mi AMOR!

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 25 de abril de 2019

Helados de chilito. (Breve narrativa de antañona tradición)


Cuando pequeñito, me decían, vos Edwin, comprate unos helados,
pero te fijás que sean de los del “diablo” o Tío Milo.
Eran de a cinco len, o cinco centavos según los más educados.
Tío Milo vendía en el estadio,que tenía muros de adobe,
“Diablo” es hijo de Macedonio que, según la lengua de mi Tío Mario,
De él heredó el ser heladero.

Eran como las doce y al sol del medio día,
entre las mentadas de madre que le daban al árbitro,
el heladero vendió su nieve.
No había helado más para vender.
Tan sólo buena existencia de barquillos.
Se puso a fabricar más nieve.

Ya no miré la goleada que le estaba dando La Salle al San José Unión,
sino me puse a contemplar la ingeniería química huehueteca,
para producir la nieve de sabor.

Abre el heladero la tapadera de su carreta de madera.
Adentro tenía un gran bote de hojalata grande,
el cual  llenó casi a la mitad  con trozos de hielo y sal.
Colocó dentro de dicho bote y en medio del hielo y sal, otro bote más pequeño,
también de hojalata  de los que hacían en la Aldea El Carrizal.

Sacó  unas botellas llenas de aguas  gaseosas de sabor de naranja
y vertió  su contenido dentro del bote pequeño y después,
vigorosamente se puso a girar  el bote pequeño,  
como si pretendiese  triturar el hielo con ello.
Al poco rato,  toda el agua gaseosa se había convertido en nieve.
Se cierra la carreta de madera que sonó cual tapadera de viejo excusado.

Así me di cuenta cómo es que se  podía hacer helados de nieve.

El heladero vendía más helados, abría una puerta de la tapa.
Untaba cada barquillo con la nieve que sacaba del bote
con una cuchara  de peltre, de aquellas de color azul,
con puntitos blancos y negros.

Adornaba finalmente el helado,
colocando una solución de jarabe de azúcarcon colorante rojo.
Después supe que tales helados son llamados,
¡“Helados de carreta”!.

Una vez hecho el pago, a darle a los helados  todos los clientes,
con la lengua  y chupando el barquillo por el agujerito
de abajo, por donde escurría la nieve que se iba derritiendo.

Al terminar esa nieve, se iniciaba  la ceremonia de comer el barquillo,
que era una oblea enrollada cónicamente,  de harina y huevo,
debidamente tostada, terminando medio mundo,
con los dedos  pegajosos por la miel del helado
y con la ropa con ruedas de colores,  por haberse chorreado durante el deleite.

Los “güiros” que jugábamos bolitas (de vidrio)  a la pizarraya o al cómix,
nos llenábamos  las manos de tierra;
imaginate lector cuando  sin lavarnos nos llenábamos de helado.
Hoy digo yo que era todo un desaseo;
en aquellos años nos lamíamos los dedos.

Han pasado más de cincuenta años  desde aquellos tiempos,
los helados de carreta casi no existen en el Huehue de hoy.
Aunque “Diablo” fue uno de esos escasos heladeros postreros,
de él, por su sencillez, popularidad y de ser conocido en Huehue,
de respuestas ingeniosas a las exclamaciones de algunos cuates.

Una vez, un viejo gordo con pantaloneta floja y lunares en las patas le dijo:
¡Qué onda “demonio”!;
talvez por ser ésta una palabra elegante asociada al “diablo”;
no sé si en sentido de alabanza en coloquial heladero sentido,
recibió de Diablo por respuesta otra pregunta:
¡¿Qu’iubo Chiri de Pacaaa?!

Una vez en secreto me puse a observar  el oficio de un heladero de carreta,
me puse a mirarlo cuando despachaba;
más sus piernas sacudía por alguna impaciencia, hacía como que marchaba,
tenía muchos clientes en la cola, era una hora de venta loca,
de esas a los que la teoría administrativa llama “hora pico”.

Un poco después, se relajó el número de clientes y quedó con cero en la cola,
fue a la orilla de calle real,  cerca de unas tunas,
No ví que estaba haciendo,  pero de lejos hasta usted adivinaba,
que se llevaba las manos por las piernas; luego entre ellas  se avizoraba
fluía un chorrito de agua amarilla.
Sacudió sus codos vigorosamente  y hasta daba pequeños saltitos;
alzó la mano derecha;  se había subido el zípper.

Se volteó y regresó prontamente  a su puesto de trabajo.
Cinco minutos después,  llegó un cliente:

¿A cómo los helados?
De a quetzal
Déme uno
Con mucho gusto

Otra vez tomó el barquillo y sobre él untó la nieve con su cucharón de peltre.

Aquí tiene
Muchas gracias
Para servirle

Después supe que esos helados de gusto exquisito,
también se les llama “helados de chilito”.
Yo pensé que por el adorno de rojo color,
¡pero muchos dicen que por su delicioso sabor!

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, octubre de 2010

domingo, 23 de septiembre de 2018

No confundir letras de una palabra.


Me gustaría presentar mi artículo relacionado con los primeros versos del himno nacional de mi país, compuesto por un cubano y con música de un ciudadano y vecino de San Juan Comalapa. 

Dicen esos primeros versos:
"Guatemala ¡Feliz!
Que tus aras no profane
jamás el verdugo".

No se vaya confundir el orden de las letras de la última palabra, del párrafo anterior; porque sería tildado de una persona..., mal hablada.


viernes, 31 de agosto de 2018

Representantes de la belleza huehueteca. Las Reinas de Huehuetenango.


Capítulo I. Preámbulo

Todas las mujeres del mundo son las hermosas flores humanas confeccionadas con las caricias, calidez y mayor dulzura imaginable, que las Manos Divinas de la Fuerza Plena del Universo han moldeado. En tan luminosos pétalos se fincan nuestras raíces y a tales hermosuras hemos unido nuestros destinos. Huehuetenango en Guatemala, es por ello un jardín floral, a donde Dios trasladó un segmento del Paraíso, colmado de bellas mujeres.

Me ha llamado mucho la atención la exposición de retratos de las reinas huehuetecas, en el Salón de Recepciones Municipal, presentado por un grupo entusiasta, integrado por distinguidos ciudadanos entre los que cabe resaltar a Doña Amparito Hernández de Aguirre y su hermana Doña Consuelito Hernández de Barillas, con el apoyo incondicional de Don Jorge Morales, quienes se han dedicado a la colosal y exhaustiva labor de reunir las fotografías de las bellas damas que han ostentado orgullosamente el título e inmenso reconocimiento que el Municipio les ha conferido para representar la hermosura de nuestras doncellas.

Por iniciativa del P.E.M.  Héctór Leonel Álvarez Galindo (Presidente de la Comisión de Elección), luego del arribo del año dos mil, el reconocimiento que se otorga consta de los títulos,  de «Reina Departamental de las Fiestas Julias», simbolizado a través de una corona ricamente ornamentada y «Señorita Huehuetenango», que se simboliza con la imposición de una banda con dicha inscripción,  mediante la cual, se delega en la bella dama, la enorme responsabilidad de hacer lucir el nombre del Departamento en los más renombrados eventos nacionales e internacionales, donde la belleza huehueteca es requerida mediante mecanismos formales oficiales e institucionales, con el refrendo oficial de la Honorable Corporación Municipal de Huehuetenango.

Y no puede ser de otra manera,  dado que en los diversos eventos nacionales e internacionales de belleza, siempre existirá una alta expectativa de la bella proveniente de estas tierras de los altos y azules montes Cuchumatanes.  Lo anterior en atención a  los resultados conseguidos año con año por las bellas huehuetecas, ganadoras de los más prestigiosos eventos nacionales e internacionales, con lo cual,  Huehuetenango se ha constituido en una potencia internacional, en cuanto a eventos de belleza femenina se refiere, por las habilidades, conocimientos y destrezas que en este ámbito lucen las beldades de estas tierras y el prestigio que paulatinamente han ido acrisolando sus diseñadores de modas y sus especialistas en aspectos de pasarela y en los diversos complejos tópicos involucrados en este ámbito, que paulatinamente, está generando nuevas vertientes en el arte e industria de la belleza femenina.  De ello, siempre se observará durante las presentaciones,  el suspenso entre el público asistente, cuando se anuncia la presentación de:  "Huehuetenango".

Yo admirador humilde, nacido en la tierra donde lo que más abunda son lindas mujeres, que no hemos necesitado ir a buscarlas a otras partes del mundo, sino habitante del jardín florido que se constituye en lugar obligado para que los peregrinos acudan a cortar la más bella flor de la tierra para acompañarse hasta envejecer, ya que cuando una mujer huehueteca cautiva el corazón, es imposible escapar de tan dulce cárcel, consigno el siguiente dulce listado y unas notas relacionadas

Capítulo II. La dulce lista

No.NOMBRESAPELLIDOSAÑO

Paula Soledad Galindo Jimeno

Primera Reina de Huehuetenango 1930-1931
1.Paula SoledadGalindo Jimeno1930
2.ElenaMazariegos Recinos1931
3.VirginiaRecinos Mazariegos1932
4.MatildeRecinos Ezeta1933
5.AnaGantembein Rodríguez1934
6.Laura MarinaNufio Moreno1935
7.Alma OlimpiaGordillo Fernández1936
8.HortenciaMont López1937
9.Sofía EstelaMontalvo Molina1938
10.MarinaOrtega Mérida1940
11.AmparoMazariegos Recinos1941
12.GloriaGaray Calderón1942
13.Lesbia IsolinaEstrada López1943
14.MarinaChávez Méndez1944
15.MagdaMéndez Méndez1945
16.Marta JulietaCalderón Taracena1947
17.LilianaDel Cid Fernández1948
18.Olga EsperanzaMont López1949
19.Olga MarinaAlfaro García1950
20.Telma MaudMéndez Méndez1951
21.AmparoHernández Méndez1952
22.Edna MiriamAguirre Recinos1953
23.GregoriaHerrera Mérida1956
24.MirnaMolina Ríos1957
25.IreneAguirre Escobar1958
26.Sonia MargaritaOvalle Mont1959
27.Ana FlorenciaCalderón Theisssen1960
28.Aura RomeliaArgueta Herrera1961
29.María ElenaVides Mérida1962
30.María ElenaSáenz Ortega1963
31.Rosa MaríaOvalle Mont1964
32.Lesbia IreneRíos Galicia1965
33.María del PilarSáenz Ortega1966
34.Mary ChititaRíos Castillo1967
35.Irma VioletaRamírez Estrada1968
36.Miriam LisbethChávez Quiñónez1969
37.Miriam YolandaAlfaro Molina1970
38.Nora LilianMartínez Villatoro1971
39.Dora MaríaLópez Gutiérrez1972
40.Alba KattynaLuarca Méndez1973
41.Lidia ElizabethArgueta Acevedo1974
42.Liliana ElizabethMorales Ríos1975
** Año del terremoto en Guatemala. No hubo elección de Reina de las Fiestas Julias.
Para la elección de Reina Nacional de Independencia en Quetzaltenango, Huehuetenango fue representado por Carmen Evelina Gressi Mendoza, Reina de Correos y Telégrafos, con 17 años de edad **
1976
43.Miriamzita GuillerminaBolaños Barrios1977
44.Iliana PatriciaLópez Gutiérrez1978
45.Alma LissetteLemus Palacios1979
46.AnnelisseChávez Solares1980
47.Irma JeanetteCastro Argueta1981
48.Claudia IreneDe La Roca Altuve1982
49.María LucreciaRamos Díaz1983
50.Silvia RossanaLópez Morales1984
51.Corina IbethArdón Aguilar1985
52.Rosa MaríaArdón Herrera1986
53.Leticia DinoraRíos Castañeda1987
54.Iliana EugeniaRíos Pérez1988
55.Indira YackelineWhitman Díaz1989
56.Glendy PatriciaAguirre Saucedo1990
57.Sara ElizabethSandoval Villatoro1991
58.Aura MaríaAguirre Ovalle1992
59.** Feria suspendida por epidemia cólera morbus en Guatemala **1993
60.Zoila LilianaVillatoro Gómez1994
61.Clansy KarenRamírez Castillo1995
62.Ana LucíaLópez Rojas1996
63.María AlejandraDe León López1997
64.Limbsey LourdesVillatoro Barrios1998
65.Alva YulianaMont Cardona1999
66.Luisa AlejandraRalda Rodríguez2000
67.Geny MarianelaVelásquez Anzueto2001
68.Mónica JoséHidalgo Villatoro2002
69.ElizabethCastillo González2003
70.Linda KhrystalPérez Arreaga2004
71.Danury LisethSamayoa Montejo2005
72.Silda Ana AlejandraNoriega Reyes2006
73.María FernandaCastillo Muñoz2007
74.Sara MishelEscobar2008
75.** Feria suspendida por crisis política municipal y epidemia de fiebre AH1N1 en Mesoamérica **2009
76.Darin MarianelaCastillo González2010
77.Brenny MigdaliaVillatoro Alvarado2011
78.María MercedesEscobar Ríos2012
79.Stephanie DanellieRodríguez Cano2013
80.María FernandaÁvila Ángel2014
81.Suleny JaidithMontejo Mendoza2015
82.Alejandra StefaníaCastillo Herrera2016
83.Katherinne CrisselieDávila Ríos2017
84.Ana PaulaMartínez Camposeco2018
Ana Paula Martínez Camposeco
Señorita Fiestas Julias y Reina Departamental de Huehuetenango 2017-2018
Propuesta por Centro Comercial "Pradera"
(Fotografía: Deyvis Calderón. ElEnchufle)

Ana Paula Martínez Camposeco
acompañada de sus orgullosos padres, señores
Estelita Camposeco Gressi y Byron Martínez
(Fotografía: Edwin Rocael Cardona Ambrosio)

Capítulo III. Linajes de realeza.

En las siguientes notas, me referiré a las distinguidas reinas, sin aplicar el título de “señora”, ubicándolas en la línea del tiempo en que ejercieron su reinado; ruego al lector no interpretar un tratamiento irrespetuoso, elaboradas en mi calidad de shutonomista y con previas consultas a los honorables ciudadanos y amigos, Magda Luarca Méndez y Héctor Leonel Alvarez Galindo y otras referencias.

Reinas de reinas.

Edna Miriam Aguirre Recinos (1953) es hija de Matilde Recinos Ezeta (1933) y del Señor Gilberto Aguirre.

Las hermanas María Elena (1963) y María del Pilar (1966), ambas de apellidos Sáenz Ortega, son hijas de Marina Ortega Mérida (1940) y del señor Manuel Sáenz Cabrejas.

Alva Kattyna Luarca Méndez (1973) es hija de Magda Méndez Méndez (1945) y el señor Juan Luarca Ciani.

Aura María Aguirre Ovalle (1992) es hija de Rosa María Ovalle Mont (1964) y el Señor Rogelio Aguirre (II).

Reinas hermanas de reinas.

Magda (1945) y Telma Maud (1951) de apellidos Méndez Méndez, son hijas de los señores Rosenda Méndez Méndez y Efraín Antonio Méndez, quien fuera Secretario Municipal de Huehuetenango por muchísimos años.

Ana Florencia Calderón Theissen (1960), es prima de Gloria Garay Calderón (1942).

Sonia Margarita (1959) y Rosa María (1964) de apellidos Ovalle Mont, son sobrinas de Olga Esperanza Mont López (1949) e hijas de los señores Tulio Ovalle y Consuelo Mont.

Dora María (1972) e Iliana Patricia (1978) de apellidos López Gutiérrez, son hijas del señor Rómulo López Cano y la señora Zoila Consuelo Gutierrez del Valle.

Annelisse Chavez Solares (1980), es sobrina de Marina Chávez Méndez (1944).

Recuerdo la memorable y regia velada, donde Rosa María Ardón Herrera (1986) fue coronada por la reina saliente, su hermana, Corina Ibeth Ardón Aguilar (1985), ambas hijas del señor Rafael Ardón.

Las hermanas Elizabeth (2003) y Darin Maria Eliza (2010) de apellidos Castillo González son hijas de los señores Herman Castillo y Nohemí González; ambas nietas del muy recordado registrador civil de la Ciudad de Huehuetenango, señor Herman Castillo.

Hermanos de reinas y, reinas.

El señor Efraín Fernando Méndez, hermano de Magda (1945) y Telma Méndez Méndez (1951), contrajo nupcias con Olga Alfaro García (1950).

El señor Arturo Aguirre, hermano de Irene Aguirre Escobar (1958) contrajo matrimonio con María Elena Saénz Ortega (1963).

Roberto Ardón, hermano de Corina Ibeth (1985) y de Rosa María (1986), contrajo matrimonio con Luisa Alejandra Ralda Rodríguez (2000).

El señor Gilberto Aguirre celebró primeras nupcias con Matilde Recinos Ezeta (1933) y más tarde, segundas nupcias con Amparo Hernández Méndez (1952).

El señor Rogelio Aguirre (II), sobrino político de Matilde Recinos Ezeta (1933) y de Amparo Hernández Méndez (1952), se casó con Rosa María Ovalle Mont (1964), cuyo hijo Rogelio Aguirre (III), hermano de Aura María Aguirre Ovalle (1992), contrajo nupcias con Geny Marianela Velasquez Anzueto (2001). Diré de esta última nota, muy curiosa para mí, que se trata de la secuencia del nombre Rogelio Aguirre.

Las reinas familiares de reinas.

Katherinne Crisselie Dávila Ríos, por el lado materno está emparentada con la familia Méndez, a la cual pertenecen varias reinas acá consignadas.  Puede leerse el artículo específico en: Los Méndez de Huehuetenango. Katherinne Dávila, Reina de Belleza 2017-2018 y su parentesco con otras Reinas de Huehuetenango.

Ana Paula Martínez Camposeco (2018), es sobrina por el lado materno de Carmen Evelina Gressi Mendoza, quien representó a Huehuetenango en el certamen de Reina Nacional de Independencia en Quetzaltenango en 1976, año de ocurrencia del Terremoto en Guatemala.

Capítulo IV. Instituciones, regiones de realeza y final.

Por la importancia en sus aportes a la real belleza del departamento de Huehuetenango, resalta el Colegio "De La Salle" de Huehuetenango, la Brigada Militar de Huehuetenango, la Filial de Árbitros Departamental, el Instituto Normal Mixto "Alejandro Córdova", Centro Comercial "Pradera" y otros; sin dejar de hacer notar que además de la cabecera departamental, también han obtenido el reinado representantes de la belleza originarias o cuya ascendencia proviene de los municipios de Santa Ana Malacatán (Malacatancito), San Andrés Cuilco, Chiantla, San Ildefonso Ixtahuacán, Santa Cruz Barillas, Santa Ana Huista, Unión Cantinil, Tectitán, Nentón y San Antonio Huista.

Centro Comercial "Pradera" se constituye en la primera empresa en conseguir el "reinado consecutivo por tres veces" en la historia de la tradición de elección de Reina de Huehuetenango en el año 2018, atendiendo a que Alejandra Stefanía Castillo Herrera (2016) coronó a su sucesora Katherinne Crisselie Dávila Ríos (2017), quien a su vez coronara a Ana Paula Martínez Camposeco (2018) como Reina Departamental de Huehuetenango. Las tres, propuestas por dicha empresa.

Capítulo V. El juicio de Paris es más fácil que el veredicto del Jurado Calificador en Huehuetenango.

Es natural que año con año, se confirme la alta dificultad que significa para un Jurado Calificador el dar a conocer el veredicto final, desde que se emplea la metodología con base en un cuerpo colegiado, donde se generan dilemas más difíciles que el que afrontara Paris frente a Hera, Atenea y Afrodita (y hasta alguno que otro recelo entre familias o instituciones -lo típico que queda luego de poner a compararse a bellas flores entre sí, como variedades de orquídeas, tulipanes o rosas-).

La realidad ha demostrado también que el obtener tan preciado galardón, es consecuencia de la belleza integral de cada bella flor, así como de un trabajo durísimo, el cual culmina durante el magno evento de elección y coronación, donde las bellísimas candidatas desarrollan diferentes rutinas de presentación,  haciendo gala de sus diferentes capacidades físicas, intelectuales, retóricas y emocionales, puestas al crisol que destroza los nervios de cualquiera; de allí que durante la majestuosa velada, los cambios en las puntuaciones y preferencias cambia muchísimo luego de cada prueba y nada puede afirmarse con seguridad, antes que el veredicto del jurado sea anunciado.

Quien suscribe,  ha colaborado con la promoción internacional del proceso de elección de la representante de la belleza huehueteca a través de Internet y las redes sociales, creando páginas en diferentes portales, donde han quedado inmortalizadas las imágenes de las participantes durante el año 2013 y las fotografías de las candidatas durante el 2015, así como de las participantes en el proceso durante el año 2018 , a través de los portales promocionales de cultura y negocios de Huehuetenango, MIHUEHUE.COM y ECOMMHUEHUE.COM con páginas específicas para cada una, permitiendo a los huehuetecos y amigos de este Departamento expresar su apoyo o preferencia con base en las fotografías, a través de mecanismos de voto electrónico. Sin duda, una fuente de gratos recuerdos para las lindas candidatas. Asimismo, una manera especial para extasiarse en la historia de la belleza femenina de la "Antesala del Cielo" a lo largo del tiempo.

Por ello, considero conveniente invitar a los lectores de diferentes partes del mundo a visitar nuestra tierra durante estas épocas. Y de ser posible, sorber de las lágrimas de Tajahuaquix para ayudarse en el cortejo de alguna bella doncella huehueteca.
 Fotografía por la Periodista y Licenciada
Jackeline Agustín

La vida me ha brindado el privilegio de cultivar amistad con muchas de las bellas incluidas dentro del presente listado, el honor de poder contribuir con su formación académica y participar como miembro del jurado calificador o integrando los equipos de organización del más suntuoso evento de belleza en nuestro departamento, regalo que agradezco a Dios.


Capítulo VI. Reinas Nacionales de Belleza Oriundas de Huehuetenango.

Según se tiene conocimiento, desde el año 1,950 se celebra el certamen REINA NACIONAL DE LAS FIESTAS DE INDEPENDENCIA en la Ciudad de Quetzaltenango, organizado por ciudadanos quetzaltecos residentes en su mayoría en la Ciudad Capital de Guatemala, aglutinados en la institución denominada FRATERNIDAD QUETZALTECA, para el cual se desarrollan certámenes en cada uno de los Departamentos del país para enviar a su delegada.   

Para el caso de Huehuetenango, es la Reina Departamental de las Fiestas Julias y Señorita Huehuetenango del período, quien participa y en su defecto, la primera finalista, quien durante un tiempo aproximado de doce días, enriquece con su presencia el florido ramilletes de beldades muy dignas de admirar en el evento que incluye una serie de acontecimientos del más alto nivel en esa materia en nuestro querido país.  Es este certamen, el que goza de mayor prestigio en la nación, dado que constituye la elección entre las elecciones departamentales de todos los confines guatemaltecos y el más alto desafío para las señoritas que gustan de participar en acontecimientos de esta naturaleza.

Las señoritas oriundas de Huehuetenango, que han ostentado la corona de Reina Nacional de las Fiestas de Independencia son:

1.Ana CarolinaDel Cid Durán1967
1.María EugeniaDel Cid Lima1969
2.Aura MaríaAguirre Ovalle1992
3.Linda KhrystalPérez Arreaga2004
4.Silda Ana AlejandraNoriega Reyes2006
5.Stephanie DanellieRodríguez Cano2013

Stephanie Danellie Rodríguez Cano 
fue electa Reina Nacional de las Fiestas de Independencia en Quetzaltenango, 
el 12 de septiembre de 2013, a la edad de 17 años. 
Señorita de belleza deslumbrante, ojos cual gemas de jade azul, muy inteligente y de una gran calidad humana.

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Versión 1: Huehuetenango, 15 de septiembre de 2010
Actualizado: 31 de agosto de 2018

sábado, 28 de abril de 2018

¡Se murió el chucho viejo de la jauría! (Relato)


Se murió el chucho viejo de la jauría.  Su raza era de cruce entre alano español´como el feroz Leoncico de Vasco Núñez de Balboa, que mató tanta gente en Panamá y con alguno que otro trancazo, que no pudo quitarse en el proceso de cruza con alguna que otra chuchita corriente de estas tierras, a lo largo del tiempo, cosa que se le notaba y ante la cual, gruñía al verse al espejo cuando de casualidad podía verse en él.

Era semejante chuchazo bien galán, de color entre amarillo y bermellón, bien bravo y gruñón.  No comía en tazón, pues no le sustentaba ya que no le gustaba comer tanteado. La gente decía que “se metía unas grandes hartadas”.  Ni modo, era chucho grande, por lo que en vez de tazón, le servían su comida en una gran cacerola.

De sus genes de alano que poseía, conservaba sus dotes de buen cazador de coches de monte y hasta derribaba venados, por lo que siempre conseguía buenas carnes y claro, se reservaba los mejores huesos y hasta territorio tenía y de ver lo listo que era, los chuchos de otros dueños se le empezaron a arrimar para participar de las cacerías, para hacer más copiosa y efectiva la faena.

Y vaya si no, buenas carnicerías hicieron los de esta jauría de chuchos de las más razas variadas. Galgos, dálmatas, rottweiler, doberman y alguno que otro mastín napolitano, ladrando al lado de dogos, chuchos “eléctricos” y chuchitas french poodle, chihuahuas y donde no faltó uno que otro, chuchito pekinés. Y es muy interesante admirar la jauría durante el  celo, donde no falta alguno que otro chucho “giotoso”, degustando de las delicias de alguna perrita cocker spaniel de las que llevan al salón de belleza canina.  Escandaloso para el humano, pero de lo más natural entre chuchos.

Pero el tiempo no perdona y no fue dado al perro vivir más de catorce años y con buena suerte, quince. El de nuestra historia, por ser chucho viejo, ya ladraba sentado, pero todavía gruñía fuerte y pelaba los dientes cuando alguno que otro pretendía acercarse a su cacerola.  La gente decía que éste, “era un chucho cabrón”. Y ahora…, se murió.

Resulta curioso observar la jauría; pues aunque animales, parecen gente.  Está aulla que aulla a su lado semejante chuchal.  Se ha ido el chucho viejo. Están tristes.  Es solamente una solemnidad de chuchos la despedida; pues los chuchos no tienen pasado, ni tiempo futuro. Sólo presente.

Se han unido a los aullidos de los miembros de esta jauría, los aullidos de chuchos de otras jaurías y con eso que algunos humanos acostumbran disfrazar a sus animales, algunos vienen disfrazados de Supermán, alguna chuchita anda por ahí con pañal y hasta me quedé fascinado cuando escuché un gran latido de un chucho con largo, negro gabán  con lacita violeta. ¡Mírese nomás semejante cosa! El disfraz, no les quita su esencia de chucho.

Pronto habrá para la jauría, día especial.  Se acerca batalla campal.  Peleadera de chuchos habrá, entre gruñidos, peladera de dientes, mordiscos, revolcones, tarascadas y entre las peleas, alguno que otro también irá a parar al cielo de chuchos. La naturaleza dispuso que en toda jauría, cada uno deba tener su lugar. Pelearán por el primer  puesto para las futuras carnicerías y el privilegio de quien lamerá las patas del dueño. Otros irán a rascar donde nuestro viejito can, enterró unos huesos con graso tuétano. Poco a poco, la jauría se reacomodará.

De la gran cacerola y tazones para comer, los trastos para cada uno son dignos de ver.  Ollas, sartenes, palanganas, escudillas y hasta una antigua bacinica de peltre se observa.  De las peleas, uno se servirá de la gran cacerola y otro comerá de la bacinica. Natural es de chuchos la pelea y al más feroz rendir pleitesía.  ¡Se murió el chucho viejo de la jauría!

Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango,  abril de 2018.

jueves, 26 de abril de 2018

De Nicaragua, un aprendizaje de 39 años.


La experiencia de Nicaragua brinda al mundo la lección, que mediante la política gubernamental, lo único que se logra al apoyar a una persona, grupo o partido, es el otorgamiento de privilegios para ellos, a costa de la gente. La argumentación del cambio de sistemas y lucha a favor del pueblo o para los pobres,  es el discurso que se esgrime para convencer a las personas para lograr el apoyo y acceder al poder y conservarlo.

Una vez ahí, los roles cambian, dado que como lo comprueba la Ciencia Política,  el ser humano, cuando tiene poder, se vuelve abusivo y procede a ejercer dicha potestad, apropiándose de los recursos colectivos, reprime a los opositores y si es posible, acude  a su eliminación física.

Al respecto, la experiencia indica que no importa si se trata de regímenes de izquierda, centro o derecha.  Dado que tras la retórica, lo que realmente subsiste y es común a todos,  es el apetito insaciable por el enriquecimiento súbito, para conservar  y aumentar los abundantes recursos económicos, si se pertenece al grupo que ha venido gobernando o para pasar a formar parte del grupo contra el cual se ha luchado y tornarse también en disfrutante de los copiosos recursos e integrar así, la clase a la cual se alude como "la clase poderosa de la nación".

Todos los países de La Tierra, hemos experimentado este fenómeno a lo largo de los siglos.  Sin embargo, pareciera que los seres humanos no queremos sacar provecho de la lección y vamos día con día, a repetir la misma experiencia.

El caso de Nicaragua, para quien suscribe estas reflexiones, ha sido apasionante,  dado que desde los años 70's, época de la infancia, se le ha dado seguimiento a la experiencia.  Desde el momento de la represión que sufrían en la época del “somocismo”, su proceso de guerra revolucionaria “sandinista” y la asunción de sus líderes al poder, con la promesa a la gente, de una sociedad más justa, la solución a la pobreza y el desaparecimiento de los privilegios, pasando por diferentes momentos,  hasta los tiempos actuales.

Más tardaron en asumir los revolucionarios del sandinismo, que empezarse a pelear por los privilegios y tratar de eliminarse físicamente entre ellos, generándose conceptos como “la contra y la recontra”, pasando por diferentes épocas a lo largo de estas casi cuatro décadas, donde los resultados evidencian que a la larga, todo llegó a la misma cosa o quizás peor.

Hoy, los mismos que lucharon por derribar la represión violenta y sistemática en contra de la gente, son quienes implementan las mismas medidas que criticaron y contra las cuales combatieron.  La realidad demuestra, que todo fue una ilusión. Fue algo irrealizable y  paradójico. Salió más caro el caldo, que los frijoles. Los gobernantes jamás desean ser sujetos de control y de límites. Mientras la gente, cual juvenil recental, pugna por sacudirse de las espaldas, ese molesto jinete opresivo.

El mundo reconoce, aunque sea de forma lenta y gradual, que la solución a los problemas sociales, no se encuentra por el lado gubernamental, por el lado político partidario, por el lado de la fricción y la controversia,  de la intriga, la calumnia, el latrocinio y hasta el homicidio, buscando líderes o encomendando la vida a "santos que no hacen milagros".

La solución a nuestra problemática radica únicamente, en la producción de cada uno de nosotros.  En el ámbito donde cada quien  deposite su vida y su destino, en sus propias manos y no en las manos y capacidades ajenas.  Donde cada ser humano contribuya con sus semejantes, poniendo al servicio de todos, sus habilidades, destrezas y conocimiento, intercambiando con los demás, el fruto de su esfuerzo e ingenio, en forma pacífica, libre y voluntaria, respetando la propiedad privada de su prójimo. Una convivencia basada en el amor.

Deje el ciudadano, que los buscadores de privilegios al amparo de los gobiernos locales, nacionales o internacionales, llámese corporaciones, organizaciones, sindicatos, asociaciones y demás figuras creadas con los más ingeniosos nombres, se despedacen entre ellos, porque los de un grupo dicen que "ellos son los buenos y los otros, son los malos" y a la inversa, cuando a la larga, todos resultan siendo "lobos de la misma loma".

Este lindo país, de gente tan preciosa, es uno de los que he obtenido personalmente, mediante detenida observación a lo largo de las décadas, una rica lección de vida, para documentar. De Nicaragua, un aprendizaje de 39 años.

Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, Guatemala. 26 de abril de 2018.

domingo, 1 de abril de 2018

Descanse en paz el líder militar y político huehueteco, General José Efraín Ríos Montt


Siempre que fallece un ser humano, constituye un hecho doloroso, especialmente para su familia.
En el ámbito político, siempre habrá personas que resultan beneficiadas de la acción de un agente, para quienes será considerado "bueno", mientras quienes resulten damnificados lo considerarán "malo".
El núcleo de la acción militar se desarrolla en la generación de "muerte", con propósitos de defensa o ataque, para el cumplimiento de un objetivo que se considera "bueno", para quienes luchan por él.
El Domingo de Resurrección es un día muy importante para trascender al Eterno.
Nacido un 16 de junio de 1926 en San Rafael Petzal (en el área que en su tiempo se conociera como “El Ojo de Agua”), Huehuetenango, fallece hoy, 1 de abril de 2018 en la Ciudad de Guatemala.
Durante su juventud temprana, en la Ciudad de Huehuetenango, fue memorable su amistad con los señores, Hugo Armando Álvarez Galindo ("Hugo Cushín" +), César Cano ("De la tienda San Francisco"+), Víctor Hugo Martínez Contreras (Obispo católico), todos provenientes de familias con una profunda fe católica, al grado que el hermano del general (Mario Enrique), es un obispo católico.
Entre este grupo de amigos, la amistad siempre perduró hasta el tiempo que algunos de ellos fueron muriendo y no eran pocas las risotadas y las expresiones alegres expresadas entre ellos, cuando alguno conseguía visitar al otro, lo cual, personalmente pude apreciar.
Entre ellos, contaban cómo es que al General, le surgió la cosquillita de hacerse militar y fue, cuando durante el régimen del General Jorge Ubico, la vagancia era punible, que estando los 4 amigos en el Parque Central de Huehue, los vio un comisionado militar de aquellos tiempos, conocido con el mote de "Patas Planas", quien era descalzo, tenía unos pies enormes y una gran "carrerona", que les gritó:
–"¡¡Hey, patojos, a servir al «cupo»!!"
y les dió una gran carrereada, pero al único que logró alcanzar fue a José Efraín.
Así fue como el futuro General estuvo sus primeras horas en contacto con el ambiente militar, pero por ser menor de edad, salió muy rápido.
A mi pregunta de:
–"¿Y por qué sólo agarraron al General?"
Obtuve una respuesta al unísono:
–"¡Porque era el que tenía las patas más cutas!"
También, en Huehuetenango, cuentan varias personas mayores, que durante una de las visitas del Presidente Ubico a la ciudad, el joven Efraín Ríos Montt, solicitó audiencia ante el presidente y acompañado de su padre, Don Hermógenes, le pidió la oportunidad de estudiar la carrera militar. De ahí se deduce su muy fuerte consistencia e insistencia en cursar la carrera de las armas.
La radicalidad en la profesión de la fe cristiana del General Ríos Montt, lo llevó más adelante, en su cambio de congregación a ser uno de los dirigentes de Ministerios "Verbo" en Guatemala y el donante del inmueble para el funcionamiento de la Iglesia en Huehuetenango, adquirido de su anterior propietario, Don Hugo Álvarez, su amigo de siempre, en la zona 7 de Huehue, donde actualmente funciona.
Si es cierto que existe el Cielo, indudablemente allá, lo recibieron con fuertes palmadas en la espalda como acostumbraban y se están haciendo bromas ya, reunidos, Don Hugo, Don Checha y el General, con las risotadas de siempre y a la espera que se les una, esperamos, dentro muchísimos años más tarde, Monseñor Víctor Hugo Martínez Contreras y Monseñor Mario Ríos Montt, para proseguir con las aventuras juveniles vividas en las calles de la "Tacita de Plata", el Huehuetenango de los años 1930's y 1940's.
Descanse en paz, el líder militar y político huehueteco, General José Efraín Ríos Montt.


Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, 1 de abril de 2018.

martes, 20 de febrero de 2018

FinerTech Conta. Posiciones sugeridas para calibrar la impresión de cheques.

A continuación se presenta una configuración sugerida para calibrar la impresión de cheques, de chequeras proporcionadas por bancos guatemaltecos, con FinerTech Conta.
Esta configuración está probada para los bancos BANRURAL y BANCO INDUSTRIAL, entre otros.
Algunos pequeños ajustes serán necesarios, dependiendo de la tecnología de impresora con que se cuente.
Línea Lugar:5Columna Lugar:12
Línea Día:5Columna Día:23
Línea Mes:5Columna Mes:28
Línea Año:5Columna Año:37
Línea Cantidad Números:5Col,CantidadNumeros:57
Línea Beneficiario:7Columna Beneficiario:14
Línea CantidadLetras:9Col.CantidadLeetras:12
Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 20 de febrero de 2018

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Diócesis de Huehuetenango. Fiesta de los 50 años.

Momentos del ritual de Consagración y Coronación de la Imagen de la Inmaculada Concepción.  Patrona de la Diócesis de Huehuetenango, durante la celebración de los cincuenta años, el 21 de diciembre de 2017,

Videos por Radio Creativa. 98.1 F.M.

lunes, 25 de diciembre de 2017

A Mamá Chelita.


Mujer de cruel sonrisa y altiva mirada
capaz de vencer el paso del tiempo,
que con sólo un fugaz destello de sus ojos
derritió la parafina de corazones juveniles
cuyas lágrimas brotaron como manantiales.

Imagen que explica por sí sola,
el motivo por el cual dos impetuosos ciervos
cruzaron sus robustas cornamentas,
tan sólo por atraer aunque fuera,
una leve mirada de sus ojos.

Mujer de gran dulzura
que… siendo yo tan sólo un pajarillo
que recién rompió su cascarón,
me llevó cariñosa en sus preciosos brazos
a la sagrada pila,
donde conocí el AMOR DE DIOS.


Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, Guatemala. 1999.
Notas. 
  1. “Mamá Chelita” es el nombre cariñoso con que me dirijo a mi Madrina de Bautismo.  Su nombre es Graciela Castillo Cano y es hermana de mi abuelita Doña Guadalupe Castillo Cano de Cardona (+);  es mi tía abuela.  Los padres de ella, mis bisabuelos fueron los muy distinguidos, honorables y queridos señores,  Don Salomé Castillo y Doña Antonia Cano de Castillo.
  2. Memorable batalla registran los anales de la Historia de Huehuetenango de los años 40’s, sucedió en el bosque denominado “Los Toneles”, donde un par de jóvenes fueron a romperse los dientes, disputándose el corazón de la bella Gracielita; pero ni ante los rostros sangrantes cayó el Castillo.

viernes, 25 de agosto de 2017

Y tú..., metiéndote en la revolcadera de chuchos.


1- ¿Has visto una revolcadera de chuchos?
2- ¿Cuál es el chucho bueno en una revolcadera de chuchos?
3- ¿Qué le pasa a un ser humano si se mete en medio de la revolcadera de chuchos?
4- ¿Has visto alguna vez un CHUCHO que no sea chucho?
LOS CHUCHOS, CHUCHOS SON Y ADEMÁS, RE CHUCHOS.
Y TÚ... METIÉNDOTE EN LA REVOLCADERA DE CHUCHOS.

Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, 25 de agosto de 2017.

Notas:
- Revolcadera: batalla campal de animales.
- Chuchos: canis lupus familiaris. Perro doméstico o callejero.

domingo, 9 de julio de 2017

Los Méndez de Huehuetenango. Katherinne Dávila, Reina de Belleza 2017-2018 y su parentesco con otras Reinas de Huehuetenango.

Katherinne Dávila Ríos

Katynna Luarca Méndez
Magda Méndez Méndez
Thelma Maud Méndez Escobar

¿Sabía usted que Katherinne I, Reina Departamental de Huehuetenango, desciende y es pariente de varias reinas de Huehuetenango?

Dicen que “el mundo es un pañuelo”. “Nunca se sabe con quién está uno hablando”. Lo más duro ha sucedido cuando no le presentan al mayor número de miembros paternos y maternos de su familia y usted termina enamorándose de sus primos, tíos o en el peor de los casos, de sus hermanos. De allí la importancia de conocer la genealogía familiar, que cobra especial relevancia para el caso de Huehuetenango, considerando que son unas cuantas docenas de apellidos los originarios de la gran población citadina, donde especialmente cuando se desarrolla “la pedida de lanovia”, al hacer cuentas, resulta que existe alguna familiaridad lejana o cercana, según se vea, entre los posibles contrayentes.

Como se dice en nuestras comunidades, “sale pues porque…” en el contexto de la documentación de la tradición de la elección e investidura de las Reinas de Huehuetenango, donde hay algunas curiosidades, entre las cuales se ha incluido en el “Capítulo III. Linajes de realeza”, la filiación de algunas reinas, he advertido que la recientemente electa Reina Departamental de Huehuetenango para el período 2017 - 2018, Katerinne Crisselie Dávila Ríos, pertenece por el lado paterno a una familia de la cual han sido electas varias bellas para presentar la belleza de las mujeres huehuetecas al mundo.

El padre de Katherinne es el Doctor Henry Iván Dávila Méndez, quien a su vez es hijo de la distinguida señora Gladis Miriam Méndez de Dávila, quien a su vez es prima hermana de las señoras Magda Méndez Méndez de Luarca, quien ostentó el reinado en 1945, Thelma Maud Méndez Méndez, reina en 1951 -a quien el insigne compositor musical Gumercindo Palacios Flores dedicara uno de los himnos de Huehuetenango, “Lágrimas de Thelma” - y de Amparo Hernández Méndez quien fuese reina en 1952. Asimismo, Magda Méndez Méndez es la madre de Alva Kattyna Luarca Méndez, reina de Huehuetenango en 1973.

Pero la situación no finaliza allí, dado que la mayoría de personas Méndez de Huehuetenango, corresponden a una misma rama familiar. Como se dice, “son los mismos”. Los Méndez, tanto damas como caballeros, a lo largo de décadas, han fusionado su genética con otras familias originándose las ramas familiares como Ovalle Méndez, Méndez Ruiz, López Méndez, Hernández Méndez, Méndez Alfaro, Herrera Méndez, Dávila Méndez, Samayoa Méndez, Méndez Méndez y viceversa. Las combinaciones de apellidos es tan diversa, que más de la mitad de personas de Huehuetenango resultan siendo familiares por “los Méndez”, aunque no ostenten el apellido, pero si llevan trazas del ADN en su sangre.

De ello la bella Katherinne Crisselie Dávila Méndez de nuestro tiempo, también resulta siendo pariente de otras reinas de Huehuetenango como Sonia Margarita Ovalle Mont (1959), Rosa María Ovalle Mont (1964), María Lucrecia Ramos Díaz (1983), Aura María Aguirre Ovalle (1992) y María Fernanda Castillo Muñoz (2007), según referencias recibidas de varios conciudadanos y especialmente de la preciosa Señora Magda Ligia Luarca Méndez, quien desde Houston nos ha enriquecido con su conocimiento.

Si usted es un vecino de la Ciudad de Huehuetenango y revisa su árbol genealógico, de seguro quedará sorprendido de su familiaridad con otras personas, con las cuales, ojalá su relación sea satisfactoria y sus sentimientos sean los mismos cariñosos que hacia los zancudos que recientemente le han picado y a los que usted no puede dar muerte, “pues llevan su misma sangre”. De allí el requerimiento de relaciones humanas armoniosas con su prójimo y máxime si el mismo es huehueteco. Pues como mucho se ha dicho desde la perspectiva del análisis sin Dios, “los seres humanos hemos evolucionado del mono”, mientras que desde la perspectiva judeocristiana, “al fin de cuentas todos somos hijos de Adán y Eva, por lo que somos hermanos”.

Y usted, ¿De casualidad no es también un “Méndez”? Mejor dicho ¿No es usted familiar de la reina?

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 9 de julio de 2017

***Se agradecerá puntualizaciones, correcciones y otros aportes.

sábado, 17 de junio de 2017

Eventos en una noche de junio en Huehuetenango. (Relato)


El carácter de junio es cual mujer voluble, impredecible.
A veces indulgente y algunas otras terrible.
Unas veces entre tormentas y otras entre temblores,
de los últimos el conmovedor más reciente y temible,
hizo ondular la tierra cual culebra entre muchas flores.

Singular se oyó el canto de las edificaciones citadinas,
del tronar de las ventanas, las puertas y las persianas,
en medio de la noche cual griterío en un gran estadio,
en el parque graznaron las parvadas metropolitanas,
de escalofrío sufrían los cables que salían de una radio.

Las campanas catedralicias sonaron con especial cadencia.
No las tocaba un sacristán trompudo lleno de intransigencia.
La campanita del reloj de la torre resonó en los horizontes.
La santa tierra campanera de terremoto teniendo presencia.
Las sacudidas telúricas le sacaban los ojos a un par de chontes.

Dentro de las casas se oía gritos y alguno que otro infartado.
Del gran meneo tectónico de un carro salió un patojo asonsado.
Como en un balde de agua veíase por semejante gran sacudión.
Le aseguro que en cualquier recital ni siquiera será mencionado,
que durante el temblor, ¡la señora se olvidó de poner su calzón!

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 17 de junio de 2017

martes, 23 de mayo de 2017

El Teatro Municipal de Huehuetenango. Cuidados para no arriesgar la vida de otros y mucho menos, nuestras propias vidas.

El insigne señor profesor, locutor y periodista César Amílcar Hernández Lucas, ha difundido un video conmemorativo de un evento cultural en el interior del Teatro Municipal de Huehuetenango, que hoy ostenta el nombre del ilustrísimo Don José Ernesto Monzón Reyna.

Haga clic en el recuadro para apreciar el video.

En el mismo, se aprecia los de seguro, aromáticos sahumerios con artísticos incensarios y braseros, lo cual favorece las condiciones para hacer un atento llamado a toda la población huehueteca y a los entusiastas organizadores de eventos en el Teatro Municipal de Huehuetenango.

Recuerdo que al momento de la entrega de dicho teatro renovado a los miembros del Comité Permanente, los arquitectos e ingenieros fueron muy claros en establecer que a dichas instalaciones "JAMAS DEBÍA PERMITIRSE" el encendido de fósforos, candelas, veladoras, braseros y/o productos inflamables, así como de la prohibición absoluta de fumar dentro del recinto, dado el carácter altamente inflamable o ardiente de toda la base de la construcción de madera de dicho auditorio, así como por la deficiencia en los mecanismos de salida de emergencia, lo cual hace un auditorio muy vulnerable.

Muchísimas personas no han sido conscientes de ello y jamás han reparado en que han estado a pocos segundos de desatar una verdadera tragedia, con altas pérdidas de vidas humanas. Es lamentable el desconocimiento en muchísimas personas en cuanto a la forma de conducirse dentro de tan majestuoso y bello teatro, desde la emisión de fuego en el escenario "de madera" o efectos especiales con llamas, en un entorno de cortinajes altamente inflamables.

Se ha cometido a lo largo de estos casi treinta y cinco años, la irresponsabilidad y la temeridad de ingresar al teatro, incensarios, parrillas con brasas, manojos de velas encendidas, veladoras, se fuma, hasta una vez quemaron "un torito de luces" en una presentación de folklore y demás, "PONIENDO EN RIESGO LA VIDA" de centenares de personas; estoy seguro, por desconocimiento y jamás por mala fe, dado que cada organizador, pretende brindar bellos espectáculos, pero falta un poco de investigación y planificación, tomando en cuenta el entorno para la ejecución de los bellos actos culturales.

Aparte de algunas otras aberraciones culturales, bien intencionadas, pero inapropiadas para el lugar como el haber hecho desfilar caballos por la pasarela y escenario y haber alfombrado el piso de madera del escenario, anulándole la resonancia al teatro completo,que fue cuidadosamente diseñado con base en las leyes de la Acústica -rama de la Física que estudia el sonido-.

El Teatro Municipal de Huehuetenango, tiene la virtud que la madera que reviste sus paredes, sus butacas, sillas aterciopeladas de rojo y graderíos, está bien seca y ricamente barnizada, con los más refinados, inflamables productos, que la propagación de un incendio al 100% daría muy poquito tiempo para la evacuación de personas.

Al respecto, no estoy aclamando que se imponga prohibiciones por parte de alguna autoridad, sino por el contrario, aportando orientación y voz de alerta para todos nosotros, el público, que acudimos a apreciar lo más bello del arte nacional e internacional o nos involucramos en la organización de eventos en uno de los más bellos teatros del país, para planificar nuestros eventos, escenario, efectos especiales y demás, tomando en cuenta que prácticamente el Teatro Municipal de Huehuetenango es prácticamente un "ocote" o una gigantesca antorcha, para no arriesgar la vida de otros y mucho menos, nuestras propias vidas.

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 23 de mayo de 2017.

Fotografía: Melvy Palacios. En:
http://aquihuehuetenango.blogspot.com/2016/02/las-fotos-de-huehue-del-31-de-enero-al.html

miércoles, 12 de abril de 2017

TATARIIIIIÍÍ. Hoy a las nueve de la noche es la "Procesión del Silencio"


TATARIIIIIÍÍ. HOY A LAS NUEVE DE LA NOCHE ES LA "PROCESIÓN DEL SILENCIO".
Durante muchos años, a la salida de dicha procesión, Don Gerardo Cruz QEPD, marimbista de la Reina Mam y de la Ritmos del Selegua, hacía sonar su trompeta, "TAAAATAARIIIIIÍÍ".
Sin duda halaba mucho aire, porque se quedaba privado soplando el instrumento de "plato" y se movían sus cejas blancas.
Ese toque "TAAATAAARRIIIIIIIIIÍ" era muy bien afinado y  también interpretaron el toque en el  "elenco", entre los que se cuenta a "Tío Segundo" (Señor Segundo Martínez),  Don Saúl García López, a quien le sucedió, su hijo, Don Juan Roberto García y durante pocos años, Don Luis Santiago García con corneta.
A los güiros de ese entonces, nos daba júbilo escuchar ese "TAAATAAARIIIIÍ". Era la hora de correr para ir a ver a los "judíos",  escuchar cómo se confundían y admirar sus coloridos trajes de satín de tonalidades de rojo, amarillo, azul y su casco romano ornamentado con colorido penacho -implementado con escoba de plástico-.
La "Procesión del Silencio", para un güiro huehueteco de hace cincuenta años, más que invitación a la oración, significaba que empezaban los bellos días de semana santa, tradiciones, jolgorio, ver a los "judíos", pan, miel, pescado salado, sardinas, días de campo y granizadas entre semejante calor.
Hoy Martes Santo, a las nueve de la noche es "La Procesión del Silencio" en mi Huehuetenango de todos los tiempos.  Los güiros ya son otros, más sanos y santos que lo que fuimos nosotros, también con ilusiones semanasanteras en esta tierra donde se conserva tantísimas tradiciones.
HOY A LAS NUEVE DE LA NOCHE ES LA "PROCESIÓN DEL SILENCIO" Y COMO TODOS LOS AÑOS, A LA SALIDA SE ESCUCHARÁ "TAAAAAAATAARIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIÍ".

Edwin Rocael Cardona Ambrosio. Huehuetenango,
11 de abril de 2017.
Fotografía: Noticiero "El Cuarto Poder".
Fuente de la fotografía.

viernes, 24 de marzo de 2017

El Esputo


De su tráquea el esputo
ella se puso a esputar,
tuberculosis le imputan
difundir cuando esputa.

Tuvo un novio putativo
cuyo derecho disputó,
tuberculoso y diputado
dijeron que ¡¡él es puto!!

Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, 24 de marzo de 2017.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Histórico. Ventas navideñas son desalojadas de las inmediaciones del cementerio general de Huehuetenango.


Alegres se veían las champas multicolores de ventas callejeras en la décima avenida y sexta calle, inmediaciones del Cementerio General de Huehuetenango, aportando su gran colorido en el entorno multiétnico, multicultural y multilingüe de esta ciudad tan cosmopolita.
Los vendedores callejeros, según ellos, compraron los espacios por allí, a los miembros de la Honorable Corporación Municipal, pagando una parte a la comuna y otra, "bajo de agua" mucho más generosa (cien para la muni y novecientos para la gente de la alcadía, por cada uno, me dijeron "en confianza"). 
Preferencialmente ocuparon las entradas al Centro Comercial "El Triángulo", por allí donde está PAIZ y POLLO CAMPERO, dado que entra por ese rumbo un gran gential; "chuchos estaban".
E inició el gran calvario del congestionamiento de tránsito por el sector y los peatones caminando por la calle con gran peligro. Con los grandes alegatos de los transeúntes en el sentido de ¡Cómo se atreve la municipalidad a estar vendiendo las calles! ¡Qué gran desorden! ¡Estos ya no tienen ni madre! y algunas otras variadas interjecciones que como dijera mi recordado amigo, Don Leonel, son francamente "impublicables".
Pero antenoche, después de una semana del inicio del "proyecto", me encontré con la gran novedad, ¡Oh sorpresa!, apresuradamente estaban desmontando las champas y desclavando los parales para los cuales habían perforado, con el beneplácito municipal, las paredes del Cementerio General y de la sede de la Administración Diocesana, que ya me imagino al pobre Señor Obispo, sentir que en su cabecera estaban sonando los semejantes martillazos al momento de la incrustación de clavos en sus orejas desde su muro, que no era del FaceBook precisamente. Bien agujereadas quedaron las pobres paredes, oyitos por todos lados a la espera del repello respectivo.
Pregunté la razón del por qué estaban desalojando, a lo cual me respondieron que porque: 
—"Aquí no nos está trayendo cuenta"
—"Aquí la gente no está comprando y estamos perdiendo" 
—"Mejor nos vamos a trasladar para el parque y por el mercado o vamos a pasar la mercadería a los otros locales que ya tenemos en la terminal o las calles del centro y «adentro'el mercado»"
Desde ayer hasta hoy, como puede apreciar usted en la fotografía, el tráfico fluye, las calles lucen vacías y limpias; es una tacita de plata. 
Los vendedores callejeros fueron desalojados, de inmediato, pacíficamente, sin lanzar ni una bomba lacrimógena, sin que hubiese ningún brote de violencia, sin sangre ni muerte, ni mentadas de madre (únicamente las maldiciones que lanzaban en contra del pobre alcalde).
Saque usted sus conclusiones y deje de quejarse cuando autoricen ventas en el parque y en todas las calles, porque ya ve quién tiene la culpa que exista todo eso. Y la autoridad municipal..., lo que no se quiere..., aprovecha la ocasión para con ese pretexto, llevar el pan de cada día a su mesa: pues al pueblo... lo que pida.
Cuando vea a un comprador callejero, ¡Eh ahí al culpable! de la existencia de las ventas callejeras. ¡Ah! y si ve al comprador callejero en el Parque Central, adquiriendo singulares prendas o "erutando" tacos con piña, ¡Admire usted ahí! al responsable de la venta callejera del parque! La autoridad solamente se aprovecha de las malas costumbres de la gente, pero ya mis ojos vieron, lo que la ciencia política enunció como teoría.
¡¡Que viva el heroico pueblo huehueteco!! 
¡¡Que vivan los heroicos compradores que renunciaron a comprar en las ventas callejeras en los alrededores del cementerio!! 
¡¡Que viva este pueblo culto que impone orden, no comprando en donde no se debe!!
¡¡Que viva la ciudadanía huehueteca que acabó con este naciente foco de corrupción!!
¡¡Que vivan estos nobles huehuetecos que hicieron resurgir la tacita de plata que se había perdido!!
¡¡Que viva la revolución... pacífica!! 
Las ventas navideñas callejeras fueron desalojadas de las inmediaciones del cementerio general de Huehuetenango.

Edwin Rocael Cardona Ambrosio
Huehuetenango, 21 de diciembre de 2016