jueves, 23 de octubre de 2014

Mercadito Peatonal “LA UNIÓN”

La geografía urbana de la Ciudad de Huehuetenango ha cambiado. Me parece que el proceso es irreversible ya, para el área comprendida en lo que por muchas décadas fue el Parquecito "La Unión". Al respecto, extraigo del último párrafo de la página 207 de la Monografía del Departamento de Huehuetenango del Lic. Adrián Recinos, un fragmento donde se describiera cómo lucía dicho espacio en los años 1910:

"... Un viejo y angosto portal que cerraba el cuadrilátero por el sur y daba abrigo a otra serie de tiendas de comercio, fue derribado hace muchos años, dejando así comunicada la plaza principal con la plazoleta y jardín que se extienden frente a la iglesia parroquial y la Escuela de Niñas No. 1. Durante muchos años fue esta plaza el mercado público, hasta que, siendo Jefe Político el General Don Mariano Serrano Muñoz, se puso al servicio un Mercado Municipal construido hacia el oriente de la ciudad y que es bastante para sus necesidades".

Retomando la escritura en mis manos; hoy, en el año 2014, dicha área ha retornado a sus usos anteriores al siglo veinte; un pequeño mercadito que alegremente luce cubiertas multicolores, donde las bancas de cemento sirven como sillones ejecutivos de los diferentes puestos comerciales a la usanza de los "tianguis" de la época precolombina y que en los vocablos de la época denominan los vecinos de estos tiempos, "champas". La acera funge con efectividad como área de despacho de sinfín de delicias que se guisan en cocinas rodantes que se instalan, desde el ocaso hasta la media noche. Tales manjares, con fruición son degustados o devorados, según se vea, por los exigentes comensales que debidamente asentadas voluminosas posaderas en banquitos plásticos sin respaldo, se deleitan de copiosas comilonas y de quienes de vez en cuando, escapa algún indiscreto eructo, escenario muy digno para maravillarse.

Al lado poniente del área en mención, se ubica un área jardinizada, flanqueada por proveedores de servicios de taxis, con sectores debidamente numerados o según se considere, como parcelitas bien etiquetadas en lo que anteriormente fue la calle pública, con derechos adquiridos en propiedad y transferibles a título oneroso mediante instrumentos jurídicos o por herencia y por el área intermedia entre los jardines y las edificaciones formales, que durante décadas tuviera el propósito de acera o área de caminamiento para peatones, debidamente instalados, locales comerciales, construidos con armazón de estructura metálica, que inicialmente fueron de un sólo lado; sin embargo, paulatinamente, algunos propietarios o arrendatarios de los establecimientos formales, paulatinamente han ido sacando de sus propios locales al estrecho espacio, exhibidores de sus productos, especialmente de buñuelos, jaleas, turrones, dulcitos de horno, conservas o encurtidos y algunos otros deliciosos antojitos .

Es en este estrecho espacio, donde el comprador curioso, puede adquirir variadas artesanías nacionales e internacionales y productos importados de remotas tierras como la China y otros países, lo cual demuestra el cosmopolitismo y vigor de la ciudad, todo en un estrecho callejoncito de menos de 100 metros de longitud, donde puede pasar una sola persona a la vez, evocando un poco, al Mercado San Camilito que conocí hace años, allende la Plaza Garibaldi en la Ciudad de México.

Dicha área rebosante de vitalidad comercial, en el pasado pública y que, atendiendo a asuntos eminentemente consuetudinarios ha pasado a constituirse en propiedad debidamente lotificada, con el ejercicio de derechos privados posesorios (según se cuenta, a la usanza de los descubridores de América, mediante simple declaración de "este pedacito es mío"), transferibles ahora también, previa negociación financiera o por herencia, se denomina MERCADITO PEATONAL "LA UNIÓN". En recuerdo de lo que en la mente del colectivo popular de la Ciudad de Huehuetenango, fuese el otrora romántico Parquecito "La Unión", donde alguna que otra alma huehueteca fuese concebida, del siglo veinte.

Se admite todo tipo de comentarios, especialmente los orientados a corregir y/o mejorar la redacción, alguna imprecisión , impuntualidad o descripción y relato del presente artículo.

También se agradecerá, a manera de documentación, algunas fotos del área en diferentes momentos del día, aprovechando la tecnología de la época presente. Asimismo, el presente texto puede ser compartido, modificado, transferido y reproducido, con la única condición que se reconozca a Edwin Rocael Cardona Ambrosio, los derechos a título gratuito, como autor del nombre "MERCADITO PEATONAL LA UNIÓN".

Edwin Rocael Cardona Ambrosio.
Huehuetenango, 23 de octubre de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradeceré mucho la expresión libre a través de sus comentarios, sin censura alguna.