viernes, 11 de septiembre de 2009

Empresarialidad rural y capital rural en la búsqueda de mercados formales

Muchas gracias a RIMISP por generar el importante espacio para el diálogo electrónico: “Productores rurales: la búsqueda de mercados formales”, para compartir ideas y experiencias enmarcadas en la realidad del desarrollo rural de nuestros pueblos en América Latina y El Caribe, con los consecuentes procesos de reflexión orientados hacia acciones presentes y futuras que impacten en nuestra ayuda solidaria hacia aquellos hermanos nuestros, quienes según las palabras del insigne Doctor Rodolfo Herrera Llerandi Q.E.P.D. “han sido menos favorecidos por la suerte o por Dios”.

Como hemos podido observar, el objeto de la discusión presenta escenarios muy complejos, dada la precariedad de capital, la dispersión demográfica, la diversidad de intereses que dificultan los procesos asociativos y de cooperación, entre otras variables. Muchos de estos obstáculos han sido parcialmente superados, según lo demuestran las muchas experiencias que nos han sido compartidas en este diálogo, las cuales son enriquecedoras y que sin duda aportan muchas luces para muchos proyectos de esta naturaleza en el futuro.

Me permito aportar ideas respondiendo a dos de las preguntas formuladas:

¿Cuáles son las acciones prioritarias que deben introducir los proyectos y programas de desarrollo rural para apoyar a que los productores rurales de pequeña escala tengan una mayor y mejor acceso a los mercados?

Sin la exclusión de los elementos sugeridos por otros expositores, es necesario reforzar el espíritu empresarial de las personas en el área rural. La propiedad de unos, en cuanto a la observación y descubrimiento de oportunidades que otros no pueden descubrir y el aprovechamiento de las mismas para contribuir con las fortalezas propias para mitigar las insatisfacciones de otros, es fundamental para la sostenibilidad permanente de los esfuerzos productivos en la búsqueda de los mercados formales, desde el ingente proceso productivo dentro de la informalidad.

Por otra parte, para la sostenibilidad en el renovado proceso de transición de la informalidad a la formalidad, es necesario que adicionalmente al aprovisionamiento de crédito y asistencia técnica, entre otros, se incentive el proceso de ahorro por parte de cada productor rural. Este proceso es trascendental para que cada uno alcance en el mediano y largo plazo, la capacidad de autofinanciamiento y su conversión en capital puro, aunque sea en poco monto, el cual de forma agregada y en el tiempo, consigue alcanzar montos considerables. Cada productor no debe ser relevado de la responsabilidad que le es propia en el sentido estricto de la palabra, de labrar su propia independencia financiera, elemento importante de la dignidad humana.

¿Qué sugerencias tiene para el FIDA en relación a las acciones que desarrolla y/o debería desarrollar para facilitar el acceso de los productores rurales a los mercados?

El FIDA cuenta entre sus más valiosas riquezas, la suma de experiencias adquiridas de la implementación de programas de microfinanzas, especialmente en el ámbito metodológico del Banco Grameen, por lo que no debiera echarse en saco roto dicho aprendizaje. Este tipo de experiencias constituye un impresionante recurso para la construcción de la riqueza para cada familia, desde el interior de cada una de ellas; donde se pone de manifiesto el liderazgo maternal tanto social como empresarial, fundamental para el sostenimiento material y sicológico de la base fundamental de las comunidades, especialmente en las áreas rurales y cuyo calor, paulatinamente se está perdiendo en las áreas urbanas.

En estos casos, vemos un elemento primordial que demuestra que con granos de arena se constituyen las grandes playas y que de humildes centavos se construye grandes capitales; asimismo se evidencia que dentro de cada persona insospechada, reside un empresario monumental y que especialmente, cada madre de familia, genera desde la dulzura de su corazón: comida para los demás (dentro y fuera de su país) para proveer alimento para sus hijos y demás bienestar para el futuro familiar.

En suma, empresarialidad y capital puro derivado del ahorro son fundamentales también para que los productores busquen, encuentren y permanezcan dentro de los mercados formales nacionales e internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradeceré mucho la expresión libre a través de sus comentarios, sin censura alguna.